Oda a José María Morelos y Pavón. Eduardo Garibay Mares

EOda a José María Morelos y Pavón

 

Eduardo Garibay Mares

www.prensalibremexicana.com

Diciembre 22 de 2014

 

J

Fue el 1765,

año de prez que a México dio gloria,

y el 30 de septiembre es aquel día,

que Michoacán celebra en su memoria.

Y fue Valladolid, ilustre cuna,

tierra que vio nacer al que fue el hombre,

quien por la libertad cambió su vida,

y en recuerdo de él, tomó su nombre.

Unes, Morelia, razas y culturas

y en ti el valor del mexicano impera,

pues Michoacán es guía de pensadores

y origen y guardián de mi bandera.

Llegado el día se cumplió su sino,

desde el inicio de la insurrección,

el Cura Hidalgo fue, quien su camino,

le señaló a Morelos, que veía

surgir al fin la luz de la razón.

Con pocos hombres comenzó la lucha,

pero todos ansiaban ya el momento,

y después fueron miles, mexicanos,

valientes hombres bajo el firmamento.

Miles y miles son desconocidos,

cual las estrellas que el cielo engalana,

y a todos ellos México venera,

porque así nuestra sangre lo reclama.

Acapulco, Oaxaca y más lugares,

que lo vieron luchar bien y valiente,

hombre primero entre hombres ejemplares,

real gloria de su patria y de su gente.

Sitio de Cuautla, donde demostrara,

su realidad palpable, su hidalguía,

al poner en relieve la grandeza,

de lo que es en verdad la patria mía.

Tenaz luchó al empuñar su espada,

por los nativos de este continente,

y declaró nación independiente,

y libertó a la gente esclavizada.

México entero se cimbró a su acento,

rugía el cañón vibrante y estruendoso,

dolor y muerte, más, al pensamiento

republicano, se llenó de gozo.

Imperio, tu poder, se desbarata,

mi patria, su valor, te lo reclama,

y tiembla porque es hoy, y no mañana,

que vuelve por lo suyo, y porque puede,

porque lo quiere así, te lo arrebata.

José María Morelos, combatiente,

que con sus hechos trascendió la historia,

por ser nicolaita, fue insurgente,

y así a la raza nativa redimió,

logrando por su patria, la victoria.

Página de dolor en nuestra historia,

de luto nacional, en que se escribe,

cuando murió quien nos cubrió de gloria,

aunque en el corazón de todos, vive.

El mes, diciembre, 22 el día,

de 1815 el año en que él,

en San Cristóbal de Ecatepec unió,

en su trance, los óleos y el laurel.

Morelos, general, hombre sincero,

que puso como escudo el corazón,

hombre sin paralelo, verdadero,

que Siervo, se llamó, de la Nación.

Estadista, humano, extraordinario,

triunfador, sabio y sin igual guerrero,

de todos los caudillos insurgentes,

Morelos, grande, entre los valientes,

eres para nosotros, el primero.

 

 

 

 

Publicado en: Cultura, Educación, Nacional, Portada