Hermanamiento José María Morelos y Pavón APREFOJAC – APECOMOR. Julio 7 de 2014

 

Hermanamiento José María Morelos y Pavón APREFOJAC – APECOMOR. Julio 7 de 2014

 

Sentimientos dela Nación, 1813 Constitución de Apatzingán, 1814Estado de Morelos, 1869

 

Memoria histórica de aporte al presente

y de proyección al óptimo porvenir de México

 

HermanamientoJosé María Morelos y Pavón

 

Asociación de Prensa y Fotógrafos de Jacona, A. C., APREFOJAC – Asociación de Periodistas y Comunicadores de Morelos, APECOMOR

P

 

Que no hay poder capaz de sojuzgar a un pueblo determinado a salvarse de los horrores de la tiranía: Morelos

 

Morelos y Trujano rompieron el sitio de Huajuapan, en Oaxaca

 

Eduardo Garibay Mares

Prensa Libre

Jacona, Michoacán. Julio 7. No. 885. Página 2

 

Llegado el general José María Morelos y Pavón, al frente de su Ejército del Sur, a Huajuapan, en la Intendencia de Oaxaca, el rayo independentista hizo realidad el esperanzado triunfo del capitán Valerio Trujano y sus fuerzas insurrectas, que desde el domingo 5 de abril de 1812 resistieron con éxito los constantes ataques de los numerosos contingentes imperialistas, al romper con el apoyo de Morelos, de forma fulminante entre dos frentes bélicos insurgentes, el cerco que durante 111 días había impuesto el ejército imperialista al mando del general José María de Régules Villasante.

El sitio había comenzado cuando tras llegar días antes a Huajuapan con sus tropas, el capitán Trujano decidió tomar esa villa aquel domingo, no sólo porque era día de mercado y la afluencia de comerciantes y compradores permitiría sumar partidarios a sus filas, sino porque tenía que fortificarse, pues le habían avisado que el coronel Bernardo de Bonavia, comandante de la ciudad de Oaxaca, había mandado para combatirlos al general Régules y al capitán Juan José Caldelas, con un bien armado ejército de mil quinientos hombres y catorce cañones.

Y era cierto, de ahí que para sitiar, atacar y desalojar a los insurgentes, por la tarde llegaron y empezaron a atrincherarse en altos terrenos de los alrededores las tropas al mando de Régules, quien colocado con su división al oriente, ubicó al norte a Caldelas con un batallón de negros y mulatos, y complementó la circunvalación de asecho al pueblo con el capitán Juan de la Vega, al sur, y con el capitán Gabriel Esperón, al poniente, ambos con tropas de negros que laboraban en sus respectivos cañaverales.

Para entonces, los sitiados habían terminado ya de levantar barricadas y de instalarse en las bóvedas del templo, en las azoteas, y al pie de canalones metálicos de las mismas, los cuales usaron luego como improvisados cañones de metralla para detonarlos con pólvora, mientras rápido se hacían de la requerida artillería al fundir tres cañones con el metal de una campana del templo. Y también, a fin de no carecer de alimentos, Trujano había acudido a la colecturía de diezmos, pagados a la Iglesia Católica en la localidad, donde aseguró la cantidad necesaria de víveres al conseguir semillas, carne de ganado cabrío, y piloncillo.

A partir del siguiente día 10, Régules había mandado abrir fuego de artillería contra las fortificaciones independentistas, en sincronía con la avanzada de la infantería y la caballería que acometían al pueblo, y desde entonces, aunque los defensores no podían responder el bombardeo de igual forma por insuficiencia de cañones, la estrategia de Trujano fue eficaz para rechazar los potentes ataques de los sitiadores y mantenerlos a raya, dado que para superar la difícil situación asimismo contó con la habilidad de José Remigio Sarabia, indio mixteco del pueblo Santiago Nuyoó, quien con ingenio se introducía en el campamento enemigo para saber de sus planes bélicos, y por ello atinadamente rechazaban día a día los ataques imperialistas.

Sin embargo, por la cada vez más difícil situación Trujano mandó por la ayuda del independentista padre Sánchez, quien para apoyarlos partió de Tehuacán, reforzado luego por el cura Tapia, al frente cada uno de numerosos seguidores, mismos que vieron truncado su propósito al ser sorprendidos y derrotados en el camino por tropas de Caldelas.

Fue así que desde el férreo cerco imperialista, el día 17 de aquel mes de abril Trujano acudió al amparo del general Morelos, que se encontraba sitiado en Cuautla, y allá le envió el mensaje con Sarabia, quien al caer la noche se cubrió con la piel de un animal para traspasar agazapado las líneas enemigas, y luego, para avisar que ya estaba en camino a su objetivo, lanzó algunos cohetes, cuyo resplandor fue luz de esperanza para el anhelado triunfo de los insurgentes, quienes en aquel territorio en pugna el 23 de julio de 1812 vieron sumarse a su desventajosa lucha al general Morelos, que llegó a contraatacar de inmediato a los sitiadores con más de mil ochocientos soldados de su ejército, organizados en cuatro columnas que descompusieron las posiciones de los imperialistas, a los que puestos en desbandada derrotaron a las cuatro de la tarde ambos frentes independentistas.

Esto es, que devastados, los virreinales cedieron al tremendo empuje del Rayo del Sur, que con Vicente Guerrero, los Galeana, y los Bravo, en coordinación con Trujano atraparon al enemigo entre dos fuegos, en una contienda en la que también luchó María Nava de Catalán al frente de un grupo de nativas insurgentes, por lo que el general Régules y el capitán Caldelas huyeron derrotados, abandonando en el campo de batalla doscientos prisioneros, treinta cañones, más de mil fusiles, pertrechos de guerra, caballos, y unos cuatrocientos muertos.

Fue así que roto el 23 de julio de 1812 el cerco imperialista, Morelos culminó la victoria insurgente sobre el virreinato al reconocer a Valerio Trujano con el grado de coronel, y a la combativa María Nava como generala, tras la batalla campal de este sitio, el cual es hasta ahora el más prolongado y concluido con éxito en la guerra por la independencia de México.

 

 

 

Promovió AMIPAC en 2007 Carta Compromiso de Respeto y Tolerancia Política, ante soberanía dimanada del pueblo

 

Eduardo Garibay Mares

Prensa Libre

Jacona, Michoacán. Julio 7. No. 885. Página 2

 

Morelia, Michoacán. Julio 7 de 2007.- Promovida por la Asociación Michoacana de Periodistas, A. C., AMIPAC, de frente al proceso electoral a efectuarse el 11 de noviembre de 2007, a partir del 6 de junio se inició la firma de la Carta Compromiso de Respeto y Tolerancia Política, por parte de precandidatos y candidatos de respectivos partidos políticos participantes en el Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo.

Porque la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, cual afirmó José María Morelos y Pavón en el punto 5º de Sentimientos de la Nación, en este documento promovido por AMIPAC se destacó, entre otras cuestiones, con base en el sustento toral de respeto a la voluntad democrática de la ciudadanía, que:

“La cultura política moderna se sustenta en el valor primordial de la democracia, que es el respeto, sea entre personas, o grupos sociales. El respeto al otro es básico en las relaciones interpersonales, reconocer los derechos de la persona a la libertad de pensamiento y de expresión. Escuchar y responder adecuadamente son parte del diálogo, el discurso, y el debate”.

La firma del documento, ocurrida entonces en el domicilio de esta asociación civil, culminó con la prosecución de entrega de reconocimientos a los 35 Socios Fundadores de AMIPAC, acordada e iniciada en el año 2006 por la Directiva 2005-2007: Actos continuos de gratitud gremial por los que en este evento Vicente Fernández Vigil y Salvador López Aguilar recibieron respectivos reconocimientos, por formar parte del grupo precursor de distinguidos socios fundadores de esta asociación periodística.

 

Publicado en: Sentimientos de la Nación, 1813 - Constitución de Apatzingán, 1814 - Estado de Morelos, 1869